Pendientes

Pendientes

Orígenes y etimología de los pendientes

Desde tiempos inmemoriales, los pendientes han sido una joya apreciada por muchas culturas y han sido testigos de la evolución de la moda y de la expresión personal.
La etimología de esta joya, nos lleva a la raíz latina «pendere», que significa «colgar».
Dicen que la costumbre de adornarse con pendientes surgió en Asia Occidental, sobre el año 3000 AC. A su vez, los pendientes más antiguos datan del año 2500 AC, y fueron encontrados en las tumbas reales de Ur, en la actual Iraq.
De este modo, estas joyas, con su capacidad de realzar la belleza de quien los lleva, han permanecido fieles a su esencia de colgantes ornamentales a lo largo de toda la historia de la humanidad.

Los pendientes en la antigüedad, símbolos de estatus y protección

En las antiguas civilizaciones, los aretes no sólo eran accesorios estéticos, sino también portadores de significados profundos.
En Egipto, por ejemplo, se pensaba que los aretes protegían de los malos espíritus a quienes los llevaban.
En la Antigua Roma, este tipo de joyas se convirtieron en símbolos de estatus y de riqueza y únicamente los llevaban los más privilegiados de la sociedad. De este modo, cuanto más grandes y elaborados eran los pendientes, mayor era el estatus.
A medida que han ido floreciendo nuevas civilizaciones, los aretes han evolucionado, adoptando formas y materiales diversos.

La edad moderna, expresión individual y versatilidad

Con el transcurso de los siglos, los estos colgantes se han transformado en herramientas de expresión individual.
Durante el Renacimiento, se pusieron de moda los diseños extravagantes y ornamentados, que reflejaban la opulencia de la época.
Sin embargo, la Revolución Industrial marcó el inicio de la producción en masa, permitiendo que estas piezas estuvieran al alcance de un público más amplio.
En los años 50 los colgantes de perlas representaban la simplicidad y la elegancia.
Desde los aretes de aro de los años 60 hasta los pendientes de aro «oversized» de los años 80, cada década ha dejado su identidad en la evolución de esta joya.
Mientras que los pendientes de disco de los años 70 reflejaron la exuberancia de la época.
La moda contemporánea se define por su diversidad, permitiendo que este tipo de joyas se adapten a cualquier estilo y personalidad.
En Rosanna de la Riva te invitamos a que diseñes tu propio look, buscando el modelo de aretes que más se ajustan a tu persona.
Cada una de nuestras colecciones es un pequeño tesoro por descubrir, pensadas para satisfacer cualquier necesidad: La Colección Aire, Basic, Dita, Capri, Essential, Origins, Mediterránea, Roma, Marais y Boho.
A lo largo de los tiempos, la fascinante variedad de estilos de aretes ha dejado su huella en el mundo de la moda.

Pendientes clásicos que no pasan de moda

Los pendientes clásicos son aquellas joyas atemporales que han resistido a la prueba del tiempo y que siguen siendo populares. Gracias a su simplicidad, se consiguen combinar con una infinidad de conjuntos, desde vestuarios más informales hasta más formales.
Los pendientes de botón o broqueles son un clásico infaltable y resultan ideales para el día a día y, por su elegancia y sofisticación, también visten muy bien en ocasiones especiales.
Son pequeños y discretos, a la vez que cómodos de llevar, y ofrecen una gran variedad de diseños. Están elaborados con perlas clásicas, piedras preciosas o diamantes, con materiales como el oro o la plata.
Por otro lado, los aros son una opción muy versátil, que pueden adaptarse a cualquier momento y estilo, y que se han convertido en un básico.
Están disponibles en diversos grosores y tamaños. Desde aros pequeños hasta aros XL, llamativos y grandes. Pueden llevar diferentes texturas y son ideales para los looks rockeros o casuales.
Pruébate los Aros Criolla, que se distinguen por sus 80 mm de diámetro,  o los Aros Dita, de un tamaño más pequeño pero que resultan muy elegantes.
Asimismo, tenemos los pendientes dormilones, unos aros pequeños que se cierran con un gancho. Son muy cómodos de llevar y no se suelen caer.
Y por último, están los pendientes «chandelier» (candelabro), que, con sus múltiples colgantes, aportan un toque de sofisticación a cualquier look.

Colgantes modernos, originales y atrevidos

Si te gusta seguir las últimas tendencias, los pendientes modernos son ideales para ti.
Los colgantes modernos son un reflejo de la diversidad y de la vanguardia. Estos pendientes se caracterizan por la reinterpretación de los estilos clásicos, sus diseños innovadores y sus materiales inusuales.
De esta forma, estos Pendientes Mediterránea están inspirados en elementos de la naturaleza que llaman la atención por su originalidad.
Los pendientes asimétricos son rompedores y originales y hay una gran variedad de diseños, desde formas geométricas, hasta combinaciones de colgantes y aros.
Asimismo, los diseños con colores vibrantes o materiales inusuales, son llamativos y perfectos para los que les gusta destacar.
Las líneas rectas, las formas abstractas y los ángulos son elementos recurrentes en la joyería moderna, como los pendientes cuadrados, triangulares o hexagonales.
Los pendientes XL son llamativos por su tamaño y buenos compañeros para eventos especiales. Existen en diferentes colores, formas y materiales.
Si te atreves con este estilo de pendientes, te recomendamos que te pruebes los Pendientes Essential, bañados en oro mate y que, por su forma, no pasan desapercibidos.
Por último, los pendientes con flecos son una tendencia muy actual que aporta dinamismo y movimiento a tu look.

Pendientes de aro, un clásico que nunca falla

Los pendientes de aro son un básico en cualquier joyero que nunca pasa de moda.
Se caracterizan por su forma circular, que puede variar en grosor y diámetro, desde pequeños aros finos y discretos, ideales para el día a día y para looks minimalistas, hasta aros grandes o gruesos, más llamativos y perfectos para ocasiones especiales o para looks más rockeros.
Pueden ser lisos o incorporar texturas y pueden estar adornados con colgantes o piedras.
Pruébate los clásicos Aros Capri, lisos, sin adornos y bañados en oro de 18k, o los originales Aros Aire, con una textura marteleada y bañados en plata.
A la hora de elegir unos pendientes de aro, deberás tener en cuenta la forma de tu rostro. Si tienes el rostro ovalado, cualquier tipo de pendientes de aro te puede favorecer. En cambio, si tienes el rostro cuadrado, te recomendamos que optes por aros curvos o redondos. Y por último, si tu rostro es redondo, lo mejor es que elijas aros en forma de gota o alargados.

Pendientes largos, movimiento y sofisticación

Los aretes largos añaden un toque de sofisticación y movimiento a tu look y a tu atuendo, siendo una excelente opción para estilizar la figura.
Estas joyas se caracterizan por su longitud y por ser especialmente llamativos. Su diseño puede ser minimalista y sencillo, o más elaborado y sofisticado.
Los pendientes largos están elaborados con diversos materiales, colores y formas y caen desde el lóbulo de la oreja. Resultan ideales para eventos formales u ocasiones especiales.
Los Pendientes Marais combinan el metal con el baño mate y con colgantes hechos con resinas.
Los pendientes de cadena son finos o gruesos y son una opción versátil y vanguardista. Se pueden lucir solos o con otros colgantes, como piedras o perlas.
Los aretes de gota suelen ser de metal precioso y pueden estar adornados con piedras preciosas. Su diseño es elegante y clásico, por lo que son piezas que nunca pasan de moda.
Los pendientes colgantes son largos y llevan un único colgante, como piedras preciosas, perlas o dijes.
Los colgantes de cadena también son largos y están formados por una cadena, que puede llevar un colgante o no. Pruébate los Pendientes Capri, perfectos pendientes de cadena bañados en oro de 18k y con dijes de colores.
Para un darle un toque bohemio y natural a tu look, escoge los pendientes de plumas o con cuentas de colores.
La forma de tu rostro determina el tipo de pendientes largos que deberás usar. Si tienes el rostro cuadrado, opta por pendientes largos con formas asimétricas o curvas. Para rostros redondos, es mejor elegir pendientes largos y finos que alargan tu rostro. Y si tienes el rostro ovalado, cualquier tipo de pendientes largos te puede favorecer.

Pendientes de botón, discreción y sofisticación

Los clásicos pendientes de botón, también llamados «pendientes de perno», son conocidos por su diseño elegante y a la vez simple que nunca pasa de moda.
Estos pendientes son planos y pequeños, por lo que se ajustan perfectamente al lóbulo de la oreja.
Su diseño minimalista ha convertido a estas joyas en una opción muy versátil a la hora de combinar con tu vestuario. Son pendientes adecuados tanto para ocasiones formales como para darle un toque de clase a tu look diario y sin ser demasiado llamativos. Además, no se enganchan fácilmente en la ropa o el cabello, por lo que son cómodos de llevar.
Los pendientes de botón vienen en diferentes formas, ya sean redondos, triangulares, cuadrados o de corazón, y también con detalles decorativos, como perlas, piedras preciosas o esmaltes, con los que podrás crear conjuntos más extravagantes.
Estas piezas se confeccionan con diversos materiales, como la plata, el oro o el platino o con materiales más económicos como el acero inoxidable. Pero también existen diseños más modernos, realizados con madera, con cristales o incluso plástico.
La Colección Dita de Rosanna de la Riva nos ofrece pendientes de botón, como los Pendientes Dita redondos o los Pendientes Dita cuadrados, todos ellos bañados en plata mate.

Pendientes de diseño geométrico, creatividad e innovación

Los pendientes geométricos se han convertido en una de las tendencias más populares en el mundo de la joyería actual y son una alternativa a los estilos más tradicionales.
Se caracterizan por su diseño vanguardista y minimalista, inspirado en formas geométricas como círculos, triángulos, cuadrados o líneas que aportan un toque de originalidad y de modernidad a tu imagen. Estas formas pueden ser simples o complejas y se pueden presentar de forma individual o combinarse entre sí.
Los pendientes geométricos se basan en la elegancia y la simplicidad de las formas, por lo que son una pieza versátil que puede combinarse con diferentes estilos, desde outfits más formales hasta looks casuales.
Asimismo, estas joyas suelen ser cómodas y ligeras de llevar, lo que las convierte en los accesorios perfectos para el uso diario.
En la actualidad, los círculos son una forma geométrica que se utiliza con frecuencia en la elaboración de pendientes. Pueden ser simples aros o círculos más sofisticados con piedras preciosas, con diseños calados, espirales o círculos concéntricos.
Los pendientes con elementos cuadrados son una opción moderna que aporta un toque de extravagancia a cualquier look. Pueden ser cuadrados pequeños, grandes y llamativos o
estar adornados con esmaltes, piedras preciosas u otros elementos decorativos. Pueden ser de madera, plástico, metal o incluso de piedra.
Los Pendientes Aire son largos, llevan dos círculos a modo de colgantes y su baño de plata desprende una luz muy favorecedora a la piel. Los Pendientes Capri también son largos y llevan tres cuadrados plateados brillantes que aportan a esta joya un aspecto ligero muy agradable.

Pendientes

Orígenes y etimología de los pendientes

Desde tiempos inmemoriales, los pendientes han sido una joya apreciada por muchas culturas y han sido testigos de la evolución de la moda y de la expresión personal.
La etimología de esta joya, nos lleva a la raíz latina «pendere», que significa «colgar».
Dicen que la costumbre de adornarse con pendientes surgió en Asia Occidental, sobre el año 3000 AC. A su vez, los pendientes más antiguos datan del año 2500 AC, y fueron encontrados en las tumbas reales de Ur, en la actual Iraq.
De este modo, estas joyas, con su capacidad de realzar la belleza de quien los lleva, han permanecido fieles a su esencia de colgantes ornamentales a lo largo de toda la historia de la humanidad.

Los pendientes en la antigüedad, símbolos de estatus y protección

En las antiguas civilizaciones, los aretes no sólo eran accesorios estéticos, sino también portadores de significados profundos.
En Egipto, por ejemplo, se pensaba que los aretes protegían de los malos espíritus a quienes los llevaban.
En la Antigua Roma, este tipo de joyas se convirtieron en símbolos de estatus y de riqueza y únicamente los llevaban los más privilegiados de la sociedad. De este modo, cuanto más grandes y elaborados eran los pendientes, mayor era el estatus.
A medida que han ido floreciendo nuevas civilizaciones, los aretes han evolucionado, adoptando formas y materiales diversos.

La edad moderna, expresión individual y versatilidad

Con el transcurso de los siglos, los estos colgantes se han transformado en herramientas de expresión individual.
Durante el Renacimiento, se pusieron de moda los diseños extravagantes y ornamentados, que reflejaban la opulencia de la época.
Sin embargo, la Revolución Industrial marcó el inicio de la producción en masa, permitiendo que estas piezas estuvieran al alcance de un público más amplio.
En los años 50 los colgantes de perlas representaban la simplicidad y la elegancia.
Desde los aretes de aro de los años 60 hasta los pendientes de aro «oversized» de los años 80, cada década ha dejado su identidad en la evolución de esta joya.
Mientras que los pendientes de disco de los años 70 reflejaron la exuberancia de la época.
La moda contemporánea se define por su diversidad, permitiendo que este tipo de joyas se adapten a cualquier estilo y personalidad.
En Rosanna de la Riva te invitamos a que diseñes tu propio look, buscando el modelo de aretes que más se ajustan a tu persona.
Cada una de nuestras colecciones es un pequeño tesoro por descubrir, pensadas para satisfacer cualquier necesidad: La Colección Aire, Basic, Dita, Capri, Essential, Origins, Mediterránea, Roma, Marais y Boho.
A lo largo de los tiempos, la fascinante variedad de estilos de aretes ha dejado su huella en el mundo de la moda.

Pendientes clásicos que no pasan de moda

Los pendientes clásicos son aquellas joyas atemporales que han resistido a la prueba del tiempo y que siguen siendo populares. Gracias a su simplicidad, se consiguen combinar con una infinidad de conjuntos, desde vestuarios más informales hasta más formales.
Los pendientes de botón o broqueles son un clásico infaltable y resultan ideales para el día a día y, por su elegancia y sofisticación, también visten muy bien en ocasiones especiales.
Son pequeños y discretos, a la vez que cómodos de llevar, y ofrecen una gran variedad de diseños. Están elaborados con perlas clásicas, piedras preciosas o diamantes, con materiales como el oro o la plata.
Por otro lado, los aros son una opción muy versátil, que pueden adaptarse a cualquier momento y estilo, y que se han convertido en un básico.
Están disponibles en diversos grosores y tamaños. Desde aros pequeños hasta aros XL, llamativos y grandes. Pueden llevar diferentes texturas y son ideales para los looks rockeros o casuales.
Pruébate los Aros Criolla, que se distinguen por sus 80 mm de diámetro,  o los Aros Dita, de un tamaño más pequeño pero que resultan muy elegantes.
Asimismo, tenemos los pendientes dormilones, unos aros pequeños que se cierran con un gancho. Son muy cómodos de llevar y no se suelen caer.
Y por último, están los pendientes «chandelier» (candelabro), que, con sus múltiples colgantes, aportan un toque de sofisticación a cualquier look.

Colgantes modernos, originales y atrevidos

Si te gusta seguir las últimas tendencias, los pendientes modernos son ideales para ti.
Los colgantes modernos son un reflejo de la diversidad y de la vanguardia. Estos pendientes se caracterizan por la reinterpretación de los estilos clásicos, sus diseños innovadores y sus materiales inusuales.
De esta forma, estos Pendientes Mediterránea están inspirados en elementos de la naturaleza que llaman la atención por su originalidad.
Los pendientes asimétricos son rompedores y originales y hay una gran variedad de diseños, desde formas geométricas, hasta combinaciones de colgantes y aros.
Asimismo, los diseños con colores vibrantes o materiales inusuales, son llamativos y perfectos para los que les gusta destacar.
Las líneas rectas, las formas abstractas y los ángulos son elementos recurrentes en la joyería moderna, como los pendientes cuadrados, triangulares o hexagonales.
Los pendientes XL son llamativos por su tamaño y buenos compañeros para eventos especiales. Existen en diferentes colores, formas y materiales.
Si te atreves con este estilo de pendientes, te recomendamos que te pruebes los Pendientes Essential, bañados en oro mate y que, por su forma, no pasan desapercibidos.
Por último, los pendientes con flecos son una tendencia muy actual que aporta dinamismo y movimiento a tu look.

Pendientes de aro, un clásico que nunca falla

Los pendientes de aro son un básico en cualquier joyero que nunca pasa de moda.
Se caracterizan por su forma circular, que puede variar en grosor y diámetro, desde pequeños aros finos y discretos, ideales para el día a día y para looks minimalistas, hasta aros grandes o gruesos, más llamativos y perfectos para ocasiones especiales o para looks más rockeros.
Pueden ser lisos o incorporar texturas y pueden estar adornados con colgantes o piedras.
Pruébate los clásicos Aros Capri, lisos, sin adornos y bañados en oro de 18k, o los originales Aros Aire, con una textura marteleada y bañados en plata.
A la hora de elegir unos pendientes de aro, deberás tener en cuenta la forma de tu rostro. Si tienes el rostro ovalado, cualquier tipo de pendientes de aro te puede favorecer. En cambio, si tienes el rostro cuadrado, te recomendamos que optes por aros curvos o redondos. Y por último, si tu rostro es redondo, lo mejor es que elijas aros en forma de gota o alargados.

Pendientes largos, movimiento y sofisticación

Los aretes largos añaden un toque de sofisticación y movimiento a tu look y a tu atuendo, siendo una excelente opción para estilizar la figura.
Estas joyas se caracterizan por su longitud y por ser especialmente llamativos. Su diseño puede ser minimalista y sencillo, o más elaborado y sofisticado.
Los pendientes largos están elaborados con diversos materiales, colores y formas y caen desde el lóbulo de la oreja. Resultan ideales para eventos formales u ocasiones especiales.
Los Pendientes Marais combinan el metal con el baño mate y con colgantes hechos con resinas.
Los pendientes de cadena son finos o gruesos y son una opción versátil y vanguardista. Se pueden lucir solos o con otros colgantes, como piedras o perlas.
Los aretes de gota suelen ser de metal precioso y pueden estar adornados con piedras preciosas. Su diseño es elegante y clásico, por lo que son piezas que nunca pasan de moda.
Los pendientes colgantes son largos y llevan un único colgante, como piedras preciosas, perlas o dijes.
Los colgantes de cadena también son largos y están formados por una cadena, que puede llevar un colgante o no. Pruébate los Pendientes Capri, perfectos pendientes de cadena bañados en oro de 18k y con dijes de colores.
Para un darle un toque bohemio y natural a tu look, escoge los pendientes de plumas o con cuentas de colores.
La forma de tu rostro determina el tipo de pendientes largos que deberás usar. Si tienes el rostro cuadrado, opta por pendientes largos con formas asimétricas o curvas. Para rostros redondos, es mejor elegir pendientes largos y finos que alargan tu rostro. Y si tienes el rostro ovalado, cualquier tipo de pendientes largos te puede favorecer.

Pendientes de botón, discreción y sofisticación

Los clásicos pendientes de botón, también llamados «pendientes de perno», son conocidos por su diseño elegante y a la vez simple que nunca pasa de moda.
Estos pendientes son planos y pequeños, por lo que se ajustan perfectamente al lóbulo de la oreja.
Su diseño minimalista ha convertido a estas joyas en una opción muy versátil a la hora de combinar con tu vestuario. Son pendientes adecuados tanto para ocasiones formales como para darle un toque de clase a tu look diario y sin ser demasiado llamativos. Además, no se enganchan fácilmente en la ropa o el cabello, por lo que son cómodos de llevar.
Los pendientes de botón vienen en diferentes formas, ya sean redondos, triangulares, cuadrados o de corazón, y también con detalles decorativos, como perlas, piedras preciosas o esmaltes, con los que podrás crear conjuntos más extravagantes.
Estas piezas se confeccionan con diversos materiales, como la plata, el oro o el platino o con materiales más económicos como el acero inoxidable. Pero también existen diseños más modernos, realizados con madera, con cristales o incluso plástico.
La Colección Dita de Rosanna de la Riva nos ofrece pendientes de botón, como los Pendientes Dita redondos o los Pendientes Dita cuadrados, todos ellos bañados en plata mate.

Pendientes de diseño geométrico, creatividad e innovación

Los pendientes geométricos se han convertido en una de las tendencias más populares en el mundo de la joyería actual y son una alternativa a los estilos más tradicionales.
Se caracterizan por su diseño vanguardista y minimalista, inspirado en formas geométricas como círculos, triángulos, cuadrados o líneas que aportan un toque de originalidad y de modernidad a tu imagen. Estas formas pueden ser simples o complejas y se pueden presentar de forma individual o combinarse entre sí.
Los pendientes geométricos se basan en la elegancia y la simplicidad de las formas, por lo que son una pieza versátil que puede combinarse con diferentes estilos, desde outfits más formales hasta looks casuales.
Asimismo, estas joyas suelen ser cómodas y ligeras de llevar, lo que las convierte en los accesorios perfectos para el uso diario.
En la actualidad, los círculos son una forma geométrica que se utiliza con frecuencia en la elaboración de pendientes. Pueden ser simples aros o círculos más sofisticados con piedras preciosas, con diseños calados, espirales o círculos concéntricos.
Los pendientes con elementos cuadrados son una opción moderna que aporta un toque de extravagancia a cualquier look. Pueden ser cuadrados pequeños, grandes y llamativos o
estar adornados con esmaltes, piedras preciosas u otros elementos decorativos. Pueden ser de madera, plástico, metal o incluso de piedra.
Los Pendientes Aire son largos, llevan dos círculos a modo de colgantes y su baño de plata desprende una luz muy favorecedora a la piel. Los Pendientes Capri también son largos y llevan tres cuadrados plateados brillantes que aportan a esta joya un aspecto ligero muy agradable.