Anillos - Plateados

Anillos plateados 

El origen de los primeros anillos

Los anillos son uno de los objetos más antiguos que se conocen.
Desde tiempos remotos, los anillos plateados han deslumbrado a la humanidad gracias a su elegancia atemporal.
Los primeros anillos se remontan a la Prehistoria, hace unos 7.000 años, y se intuye que se usaban talismanes o amuletos para protegerse de los malos espíritus.
Se confeccionaban con materiales muy básicos, como huesos, marfil, piedras o conchas y se fabricaban con fines religiosos y mágicos. Se pensaba que podían ayudar a conectar con los espíritus y que tenían poderes protectores.
También se utilizaban como símbolos de estatus social, como amuletos de la suerte o para simbolizar la unión entre dos personas.
Con el paso de los siglos, y a medida que las civilizaciones se fueron desarrollando, el uso de los anillos se extendió por todo el mundo, atravesando transformaciones significativas.
De esta forma, los anillos se convirtieron en símbolos de riqueza y de estatus. Los poderosos y los ricos empezaron a llevar anillos de oro, de plata o decorados con piedras preciosas como muestra de su estatus social.

La llegada de la plata, el esplendor de los anillos plateados

La plata es un metal precioso que se encuentra en la naturaleza y que se puede extraer de los ríos o de la tierra. Asimismo, es un metal blando y maleable, por lo que es fácil de trabajar.
En la Antigua Grecia y Roma, la plata se convirtió en un metal popular para fabricar anillos. En ambos casos, los anillos se lucían como adornos y como símbolos de estatus social.
Las mujeres llevaban anillos de plata, mientras que los hombres solían llevar anillos de oro.
Los griegos se enamoraron de la plata por su brillo y su belleza. Los anillos de plata griegos se decoraban con motivos florales y piedras preciosas.
En cambio, los anillos de plata romanos se ornamentaban con motivos religiosos y símbolos de poder.
En la Antigua Mesopotamia, los anillos se utilizaban como sellos para autenticar documentos.
En el Antiguo Egipto, los anillos se consideraban símbolos de poder y autoridad.
Y, por último, durante la Edad Media, los anillos plateados llegaron a su máximo grado de popularidad, y la plata, apreciada por su brillo y durabilidad, se convirtió en el metal favorito para la creación de joyas de calidad. En esta época, los anillos se convirtieron en símbolos de compromiso y de amor, que se regalaban a las novias como señal de amor y de compromiso de casamiento.

Anillos plateados que irradian luz y elegancia

Comprar un anillo plateado es todo un acierto. Los anillos plateados son joyas atemporales que en la actualidad siguen estando presentes en cualquier vestuario y estilo.
Un anillo de plata irradia luz y color, por lo que conseguirás realzar toda la belleza de tu mano. Y con un cuidado regular, con el paso del tiempo conseguirás mantener una larga vida útil a tu anillo así como un brillo duradero.
De hecho, los anillos plateados resisten a la corrosión y a la oxidación, por lo que son los compañeros perfectos para tu día a día.
Pero además, la plata es un metal muy versátil. Atrévete a combinar tu anillo con otros anillos plateados de estilos y diseños diversos. Como con el Anillo Dita, que incluye un cristal, una pieza elegante y sofisticada. O con el Anillo Aire, un anillo de diseño ligero y muy original.
La plata también se puede mezclar con piedras preciosas, semipreciosas, para crear joyas llamativas y atrevidas.

Anillos que conquistan corazones

Desde la antigüedad hasta nuestros días, la plata no ha perdido ni su significado ni su encanto. Por su brillo incondicional, en la civilización egipcia, la plata ya era conocida como el metal de la luna.
En cuanto a los Griegos, también hacían uso de la plata para adornos de uso personal (como metal precioso).
Hoy en día un anillo plateado sigue conquistando los corazones de numerosas personas, ya sea para llevarlo a diario con un tejano, con un vestuario de fiesta, para lucir en tu aniversario de bodas o para regalárselo a un ser querido en un día especial.
Los anillos tienen un simbolismo único. Son joyas con una identidad personal, que llevan consigo un recuerdo inolvidable, una historia, un encuentro, una imagen, sensaciones, etc. En definitiva, un anillo viene cargado de vínculos afectivos, que pasan por encima del objeto en sí y que son la expresión de lo que somos, de lo que pensamos y sentimos y de nuestras ideas y valores.

Anillos plateados de nuestra tienda online

Visita los anillos plateados de nuestra tienda online y escoge el anillo que mejor te define.
Ofrecemos una gran gama de anillos funcionales, modernos y que no pasan de moda.
Con texturas lisas, bañados en plata y con cristales, con diseños originales, ajustables a cualquier tamaño de dedo, etc.
Anillos para que te des un capricho o para regalar, cualquier ocasión es buena para lucir un anillo de este tipo.
¡Deja volar tu imaginación y crea tu propio estilo luciendo un anillo plateado o combinándolo con las joyas que ya tengas.

Anillos plateados 

El origen de los primeros anillos

Los anillos son uno de los objetos más antiguos que se conocen.
Desde tiempos remotos, los anillos plateados han deslumbrado a la humanidad gracias a su elegancia atemporal.
Los primeros anillos se remontan a la Prehistoria, hace unos 7.000 años, y se intuye que se usaban talismanes o amuletos para protegerse de los malos espíritus.
Se confeccionaban con materiales muy básicos, como huesos, marfil, piedras o conchas y se fabricaban con fines religiosos y mágicos. Se pensaba que podían ayudar a conectar con los espíritus y que tenían poderes protectores.
También se utilizaban como símbolos de estatus social, como amuletos de la suerte o para simbolizar la unión entre dos personas.
Con el paso de los siglos, y a medida que las civilizaciones se fueron desarrollando, el uso de los anillos se extendió por todo el mundo, atravesando transformaciones significativas.
De esta forma, los anillos se convirtieron en símbolos de riqueza y de estatus. Los poderosos y los ricos empezaron a llevar anillos de oro, de plata o decorados con piedras preciosas como muestra de su estatus social.

La llegada de la plata, el esplendor de los anillos plateados

La plata es un metal precioso que se encuentra en la naturaleza y que se puede extraer de los ríos o de la tierra. Asimismo, es un metal blando y maleable, por lo que es fácil de trabajar.
En la Antigua Grecia y Roma, la plata se convirtió en un metal popular para fabricar anillos. En ambos casos, los anillos se lucían como adornos y como símbolos de estatus social.
Las mujeres llevaban anillos de plata, mientras que los hombres solían llevar anillos de oro.
Los griegos se enamoraron de la plata por su brillo y su belleza. Los anillos de plata griegos se decoraban con motivos florales y piedras preciosas.
En cambio, los anillos de plata romanos se ornamentaban con motivos religiosos y símbolos de poder.
En la Antigua Mesopotamia, los anillos se utilizaban como sellos para autenticar documentos.
En el Antiguo Egipto, los anillos se consideraban símbolos de poder y autoridad.
Y, por último, durante la Edad Media, los anillos plateados llegaron a su máximo grado de popularidad, y la plata, apreciada por su brillo y durabilidad, se convirtió en el metal favorito para la creación de joyas de calidad. En esta época, los anillos se convirtieron en símbolos de compromiso y de amor, que se regalaban a las novias como señal de amor y de compromiso de casamiento.

Anillos plateados que irradian luz y elegancia

Comprar un anillo plateado es todo un acierto. Los anillos plateados son joyas atemporales que en la actualidad siguen estando presentes en cualquier vestuario y estilo.
Un anillo de plata irradia luz y color, por lo que conseguirás realzar toda la belleza de tu mano. Y con un cuidado regular, con el paso del tiempo conseguirás mantener una larga vida útil a tu anillo así como un brillo duradero.
De hecho, los anillos plateados resisten a la corrosión y a la oxidación, por lo que son los compañeros perfectos para tu día a día.
Pero además, la plata es un metal muy versátil. Atrévete a combinar tu anillo con otros anillos plateados de estilos y diseños diversos. Como con el Anillo Dita, que incluye un cristal, una pieza elegante y sofisticada. O con el Anillo Aire, un anillo de diseño ligero y muy original.
La plata también se puede mezclar con piedras preciosas, semipreciosas, para crear joyas llamativas y atrevidas.

Anillos que conquistan corazones

Desde la antigüedad hasta nuestros días, la plata no ha perdido ni su significado ni su encanto. Por su brillo incondicional, en la civilización egipcia, la plata ya era conocida como el metal de la luna.
En cuanto a los Griegos, también hacían uso de la plata para adornos de uso personal (como metal precioso).
Hoy en día un anillo plateado sigue conquistando los corazones de numerosas personas, ya sea para llevarlo a diario con un tejano, con un vestuario de fiesta, para lucir en tu aniversario de bodas o para regalárselo a un ser querido en un día especial.
Los anillos tienen un simbolismo único. Son joyas con una identidad personal, que llevan consigo un recuerdo inolvidable, una historia, un encuentro, una imagen, sensaciones, etc. En definitiva, un anillo viene cargado de vínculos afectivos, que pasan por encima del objeto en sí y que son la expresión de lo que somos, de lo que pensamos y sentimos y de nuestras ideas y valores.

Anillos plateados de nuestra tienda online

Visita los anillos plateados de nuestra tienda online y escoge el anillo que mejor te define.
Ofrecemos una gran gama de anillos funcionales, modernos y que no pasan de moda.
Con texturas lisas, bañados en plata y con cristales, con diseños originales, ajustables a cualquier tamaño de dedo, etc.
Anillos para que te des un capricho o para regalar, cualquier ocasión es buena para lucir un anillo de este tipo.
¡Deja volar tu imaginación y crea tu propio estilo luciendo un anillo plateado o combinándolo con las joyas que ya tengas.